2007-11-12

Chunchiets, la remota Camboya.

Diversos grupos etnolinguisticos (Chunchiets) viven aislados en las remotas regiones del este camboyano.

Tampoun, Kreung, Kavet, Charay, Prou... son tribus animistas que viven en la region de Rattanakiri, que han sido desplazadas de sus territories originales por la presion de los vietnamitas, laosianos y khmeres, la etnia dominante en Camboya.
Viven en una apartada region, mal comunicada por carreteras de barro que la temporada de lluvias hace impracticables dejandolos incomunicados durante seis meses; una region donde los suelos no son fertiles y no crece bien el arroz, donde no llega la luz y el agua es recogida de la lluvia y en ocasiones, de algunos pozos hechos por la ayuda internacional.

Tienen diferentes lenguas, costumbres y creencias que estan basadas en el mundo de los espiritus de la naturaleza; cuidan a los espiritus de la tierra para que les protejan y les den vivienda, a los del rio y de la montanya para que les den agua y alimento. Estan influidos por el mundo de los suenyos y de las experiencias, que condicionan su estilo de vida; un mundo de tabus y restricciones que deben seguir para convivir en armonia con los espiritus de la naturaleza. Comportamientos y tradiciones que cambian de un pueblo a otro.

Para ellos, la vida esta evolucionando demasiado rapido, empiezan a tener acceso a ciertas “comodidades occidentales” pero sin embargo, su situacion economica sigue desmejorada y marginada. Diferentes proyectos desarrollados por algunas Ong's en la region, les ayudan a encontrar soluciones para el desarrollo de economias alternativas, ya que generalmente son familias cuya subsistencia depende exclusivamente de la caza y de la agricultura.

Conocimos a Sebastien, Clemence y Vincent unos franceses que han creado una ONG para ayudar a estas comunidades en diferentes proyectos. Uno de los proyectos esta relacionado con la medicina tradicional, la cual pretenden recuperar, para permitirles en los largos periodos que permanecen incomunicados, curar algunas enfermedades. Otro, es el relacionado con en el ecoturismo (un proyecto incipiente del cual somos participes en una de sus primeras experiencias). Interesados en todo lo que hacian, les preguntamos la posibilidad de conocer estas minorias etnicas y sus proyectos.

Nos presentan a Lieng, un chico de 20 anyos que nos servira de guia e interprete en nuestro viaje de tres dias por el sur de la region.
Cuatro motoristas nos esperan para llevarnos hasta Lumphat, la antigua capital de la provincia de Rattanakiri. Durante una hora vamos hacia el sur recorriendo las polvorientas carreteras y caminos de roja arcilla.

Cruzamos rios, nos llenamos de polvo y de barro pero finalmente llegamos a nuestro destino, Kaleng, un pequenyo pueblo de casas de madera y bambu donde vive un grupo de la etnia Tampoun. Casas de madera y bambu construidas sobre pilares y donde en un mismo espacio se come y se duerme.

Esta noche nos alojaremos en la casa del jefe del poblado, su mujer nos recibe y tras ella sus hijos que se esconden timidamente ante la llegada de los "tres blancos". Dejamos nuestras mochilas junto a lo que sera nuestra cama, unas”comodas”esterillas de bambu sobre el calido suelo de madera. Paseamos un ratito por el pueblo, los ninyos nos siguen y se esconden riendo timidamente, guardando la distancia, bromeamos con ellos hasta que anochece y volvemos a casa. Mientras la mujer acaba de preparar la cena, le preguntamos a Liang diferentes aspectos relacionados con la cultura de estas gentes.

Lista la cena, hecha con la comida que la familia tiene (hemos preferido no traer comida y alimentarnos comprandoles la suya), ya que asi pueden ganar algun dinero; arroz y una sopa hecha con pequenyos pescados y algunas verduras de la jungla, acompanyado de una jarrita de vino de arroz (arroz fermentado dentro de una jarra de ceramica a la que se le anyade agua). Al final nos acostamos un poco pedillos.

Nos levantamos despues de haber pasado la noche acompanyados por los animales de la granja: la vaca muge, el gallo canta, el perro ladra, el bufalo no sabemos que hace y el grillo…

Por la manyana llueve, salimos caminando hacia el pueblo de Samut atravesando la "amable" jungla hasta llegar a Bator, donde comemos de nuevo arroz, otra vez en casa del jefe del poblado. Seguimos caminando por la tarde hasta que llegamos a Samut, donde dormiremos en la comisaria, no por habernos portado mal, sino porque ha sido el sitio que nos han ofrecido para dormir. Fiesta en la comisaria, arroz de nuevo para cenar, acompanyado de trozos de pato y mucho alcohol y risas con el grupito de policias, que finalmente se despide de nosotros hasta manyana llevandose a Dani (un catalan que comparte la experiencia con nosotros) de ronda nocturna por casas de mujeres de dudosa reputacion y de la que regresa sorprendido, sano y casto.

Esta noche dormimos mejor, puede que ayudados por el alcohol de arroz que tomamos duante la cena. Por la manyana salimos pronto, tenemos que recorrer otros 20 km. Pasamos por mas pueblos y por algun que otro cementerio; en Chiri paramos a comer, arroz de nuevo, unos minutos de descanso mientras hablamos con algun local y a caminar, por llamarlo de alguna manera ya que las lluvias han inundado todos los caminos; nadando iriamos mas rapido!.

Finalmente llenos de barro, llegamos a Bokeo donde esperamos a que nos recojan unas motos para llevarnos a Banlung. Otra vez llueve, no nos vienen a buscar porque la carretera esta mal y Liang tiene que negociar con unos jovenes del pueblo para que nos lleven en moto. Montamos cada uno en una moto, solo son dos horas de camino, que se convierten en seis debido al mal estado de la carretera.

Son las diez de la noche, al fin llegamos a Banlung despues de las seis duras horas de continuas caidas y resbalones, sin consecuencia, a causa del barro que cubre toda la carretera.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Como hemos pasado por ello, de verdad felicitaros por ser capaces de montar este pedazo de blog tal y como estan las conexiones de internet por el mundo. Enhorabuena! Menudo currelo que os habeis pegado. Os seguimos con envidia cochina desde el sofa en Washington. Por cierto, no os toca volver ya? Habra que trabajar un poquito, no? Je, je. Un abrazo. Cuidaos. Leire y Javi

Mar dijo...

Hola, hola...
Dilluns vam anar al metge. Ja LA TENIM AQUÍ, és una princesa!!!!!!
Estem molt contents després de plorar i riure a l'hora d'emoció estem intentant decidir el nom, bueno ja veremos, un beso muy grande.

Anónimo dijo...

Hola Mireia, que pasadaaaaaaaa!!! de viaje, es la 1ª vez que entro en el blog, me lo dijo tu tia Rosa Mary y aquí estoy viendo todo lo que estais recorriendo, es alucinante, menuda experiencia.
Ya tendreis ganas de llegar a casita, no sé digo yo.
Que disfruteis delos días que aun os quedan y que tengais mucha suerte.
Muchos besossssssssss.Ana Porras.

Ois ! dijo...

Passaaa tius..... que ja esteu a caseta ! jejeje

No veas quines fotos mes ways... dia que entro, dia que ja estic muntant el meu viatget....

Ja teniu l'habitacio pintada.... jejeje
ens veiem i al tanto amb les motos i el fang que aviam si us fareu mal l'ultim mes....

Joan.