2007-11-01

Champasak.

Por la manyana. Negociando en el embarcadero de Pakse un barco que nos lleve a Champasak. Finalmente conseguimos que nos bajen el precio y tras dos horas por el Mekong, llegamos a Champasak. Es un pueblo situado a la orilla derecha del rio y articulado en torno a una calle principal, el resto los bonitos paisajes del arrozal. El interes de esta poblacion son las ruinas del templo de Wat Phou, una serie de templos Khmeres que datan del siglo VI, a las que llegamos en bici. Situadas en la cima del Monte Lingaparvarta, rodeado de jungla desde el quel se tiene una vista maravillosa de la llanura aluvial que formo el Mekong. Es un templo hinduista que posteriormente fue reconvertido en templo budista.

El Mekong.

Las bicicletas son para el verano.

De camino a Wat Phou.

Restos del palacio.

Siempre hay un turista que estropea la foto...

Detalle de una ventana.

Luces y sombras.

Piedra y flor.

Reflexion.

Perfil de Buda.

La llanura del Mekong.

Al salir del templo nos encontramos con Ana y Ricardo, una pareja de portugueses que conocimos en el Norte de Laos, con los que al dia siguienete exploramos los alrededores en bicicleta. Campos de arroz, bufalos en medio del camino aprovechando los charcos para refrescarse y muuuucho barro. Ah! y como no, un monton de gestos, onomatopeyas y risas con la gente de aqui, para intentar salir de la maranya de camino que conforman el arrozal y por el cual nos hemos perdido. Finalmente, llegamos de nuevo a la carretera bajo el fuerte sol y a comerr!!

Todo el mundo en bici.

Descansando junto al arbol.

Secando la ropa al sol.

Barro, barro y mas barro...

...y bufalos refrescandose.

De nuevo, otro bonito atardecer junto al Mekong observando sus bonitos cambios de color...

Atardecer.

1 comentario:

ricardo y ana dijo...

Olá Chicos, é um prazer visitar o vosso blog e reconhecer os sítios que visitámos juntos. As fotos estão muito boas e bem escolhidas e daí o sucesso deste diário de viagens. A chuva impediu-nos de nos despedirmos, mas ainda tivemos um vislumbre de vocês dois na manhã seguinte, enquanto esperavam pelo songthaew para as 4000 ilhas. Estávamos enlatados dentro de outro songthaew e não conseguimos chamar a vossa atenção. Espero que um dia nos voltemos a encontrar.

abrazos amigos,
ricardo e ana