2007-10-02

Diario de una motocicleta. Segunda parte.

Dia tras dia, kilometro tras kilometro seguimos avanzando, recorriendo paisajes que no dejan de sorprendernos.


Llegamos a Mae Hong Son, a mitad de camino de nuestra ruta. La ciudad ha crecido enormemente con la llegada del turismo, motivado principalmente por la busqueda de etnias entre ellas, las mas conocidas, las "mujeres jirafa".

Una calle de Mae Hong Son.

Centenares de turistas, mas de 15.000 al dia en la temporada alta, visitan la aldea en la que las "mujeres jirafa" conviven con otras personas de su tribu. Los turistas son informados acerca de la libertad que tienen, de que las autoridades cuidan de ellas y de que ingresan algun dinero con la venta de recuerdos y de las prendas que tejen. Pero la verdad, es algo mas oscuro: estas mujeres viven atrapadas entre dos frentes: el de los soldados birmanos que las persiguen por pertenecer a la etnia insurgente y el del acoso fotografico de los turistas, pareciendo mas un zoo humano que personas.. Sirva como ejemplo, que en nuestra guia de viaje (Rough Guide), desaconsejan la visita!

Artesania en madera.

'Me gustaria poder salir de aqui, tener la libertad de ir a otro sitio, pero lo tenemos prohibido por los jefes kareni y tambien por los tailandeses', indica Ma Phao, de 14 anyos, y quien desde que nacio no ha visto mas lugares que su aldea y el campo de refugiados situado a unos 10 kilometros del centro turistico y en el que habitan cerca de 8.000 personas". Para leer mas de la entrevista a una de las afectadas, en terra actualidad - EFE.
http://actualidad.terra.es/sociedad/articulo/mujeres_jirafa_esclavas_foto_436939.htm


Reemprendemos la marcha, la carretera serpentea subiendo sin compasion, atravesando cadenas montanyosas. En ocasiones, uno tiene que bajarse de la moto porque aun y en primera, la moto no puede... Al llegar arriba, paramos para contemplar los valles que hemos dejado atras y el camino que tenemos por delante.



Tras una curva, nos encontramos con una cascada y aprovechamos para comer unas deliciosas salchichas (rellenas de carne de cerdo y fideos de arroz) que se acompanyan de hojas de col cruda, chile verde y genjibre crudo, que hemos comprado en el ultimo pueblo por el que hemos pasado.

Tras una curva...

...encontramos una cascada!


Un puesto militar corta el camino, nos detenemos; dos soldados nos saludan y nos dan senyal de paso, mientras un tercero, con su fusil apoyado en las piernas, juega con su movil, quizas este enviando un mensaje a su amada... destacamentos militares dedicados a controlar el trafico de personas entre paises y el del opio, que todavia se cultiva en lugares remotos de esta provincia.

Abandonar la ruta principal y coger carreteras secundarias, supone pasar por pequenyos pueblos, lugares en los que no hay nada que hacer pero si, ver el dia a dia de la gente mientras tomas un cafe en un pequenyo "bar".

Una casa.

De regreso del campo.

Comprando unas Lay's.

Asi hemos llegado a Mae Aw, de nuevo en la frontera con Birmania.Un pueblo fundado por antiguos refugiados chinos anticomunistas, quedando de manifiesto en su arquitectura y tradiciones; como la del te, todos los alrededores estan rodeados de plantaciones.

Recogiendo te.

Imagenes de China...

En otro momento, paramos un ratito en un rincon, descansando del fuerte calor y del duro asiento. Pasa una moto y toca el claxon, saludamos, adioosss!!!!; otra moto pasa y pita, mientras el pasajero de atras junta las manos y saluda, le devolvemos el saludo, hay que ser educados!!!; otra moto mas y lo mismo, pitido!, esta vez son un padre y dos muchachos quienes saludan juntando las manos, devolviendoles el saludo. Que amabilidad!!. Al cabo de un rato nos damos cuenta que estamos delante de una imagen de Budha, a la entrada de una cueva santuario, que no habiamos visto; los saludos, por supuesto, iban dedicados a la Deidad y no a nosotros, nos reimos!!!!! y reemprendemos la marcha.

Lugar venerado.

Y pasamos pueblos y mas pueblos de las diferentes etnias que habitan la zona. Solamente algunas mujeres visten sus trajes tradicionales, y la mayoria de hombres y ninyos visten de forma occidental. Pensabamos encontrar una area muy remota con tribus de las montanyas, tal y como anuncian algunas de las agencias de viajes espanyolas "Tribus del Norte de Thailandia". Nada mas lejos, buenas carreteras, algunas pequenyas ciudades con todos los servicios, incluyendo hospitales, internet, pubs, tiendas de artesanias..., pueblos con casas de madera pero con paneles solares y antenas parabolicas y un monton de 4x4 conducidos por las mujeres, con sus trajes tradicionales, que vienen del mercado de alguna ciudad de vender artesanias. Si bien, en alguno de los mas remotos pueblos, las condiciones no son exactamente estas, la mayoria a los que llega una carretera, si.

Unos tanto...

...y otros tan poco.

Empezo la siega.

Paramos en un templo; como en la mayoria de ellos, los monjes viven aqui, observamos a unos monjes jovenes jugando al futbol pero no somos capaces de distingir los equipos, ya que todos visten de naranja...

Templo en Mae Hong Son.

Llegamos a Pai, "una ciudad para hippies", con una atmosfera relajada. Un fertil y bonito valle junto a un rio, abarrotado de Guest houses, bungalows, resorts, restaurants... que nos permite tomarnos un descanso; ideal para probar un masaje thailandes. Madre mia!!!! que dolor, un codo en la espalda!, un pie en la axila!, te estiran de aqui!, te doblan de alla!, se suben de pie en tu espalda... duele! pero gusta, al final te acostumbras y el resultado es tan bueno que al dia siguiente repetimos. Que bien hemos dormido! despues de semejante paliza. Y como no, un lugar turistico ademas de ofrecerte restaurantes... tambien tiene un amplio programa de actividades culturales, asi que Mireia se apunta a un curso de escultura en vegetales (esas florecillas de zanahoria, nabo... que todos recordais en un lado del plato en los restaurantes chinos).

Vendiendo artesanias.

Clases de escultura vegetal.

Mi trabajo...

Y llegamos de nuevo a Chiang Mai. Estos han sido nuestros siete dias recorriendo mas de 1.000 km por el noroeste de Thailandia a lomos de nuestra motocicleta. No ha pasado nada extraordinario aunque todo lo ha sido; nos hemos contentado con recorrer las carreteras y caminos. Vivir y ver vivir.

3 comentarios:

maripili y sus muchachos dijo...

... no ha pasado nada extraordinario, vamos como si me voy a los monegros a dar una vuelta, creo que hasta el paisaje es parecido...

Venga esforzaos y seguir, total...

Malandrines muchos besos

Anónimo dijo...

Por dios, he de reconocer publicamente, que esta parte del viaje es la que más me está gustando!!! me trae recuerdos que he aprovechado para ir a cenar aun mini restaurante thaí en barna, que hacen un curry excelente, Petit Bangkok... CARMEN

Anónimo dijo...

Hey,,, aquí hay tongo !!!! Estais poniendo las mismas fotos. Dónde estais de verdad???

CHEMA