2007-09-29

Diario de una motocicleta. Primera parte.

Honda Dreams 125cc, una pequenya moto alquilada en Chiang Mai; la manera de transporte mas habitual entre la gente de aqui, una mochila y siete dias por delante para recorrer el Noroeste de Thailandia.

El noroeste de Thailandia es una region montanyosa donde se concentran la mayoria de minorias etnicas, algunos de ellos refugiados politicos de Birmania y China.

Arrancamos nuestra moto y nos lanzamos a la carretera. Carreteras sinuosas atraviesan montanyas y verdes valles.

Llueve, nos detenemos en una pequenya cabanya junto a la carretera donde tambien se han detenido un par de personas. Nos saludan uniendo sus manos y agachando la cabeza, respondemos con el mismo gesto y utilizando alguna palabra que hemos aprendido de Thai, que sirve para romper el hielo y arrancar la sonrisa de los locales. Que habremos dicho? El thailandes no es idioma facil, no solo tiene cinco vocales, sino que ademas tiene cinco tipos de entonacion que multiplican las vocales. Con gestos hablamos de la lluvia y de lo peligrosa que es la carretera cuando llueve. Reemprendemos el camino hasta llegar a Mae Sariang. Primera parada en la que pasaremos un par de dias recorriendo los alrededores.

El omnipresente Rey y yo.

Mae Sariang.

Mae Sariang es una pequenya ciudad fuertemente marcada por la influencia birmana (solo esta a 46 Km de la frontera). A sus mercados acude la gente de los pequenyos pueblos cercanos, principalmente los de la etnia Karen.

Murales de la vida diaria de una escuela Karen.

Pagoda y moto.

Influencia birmana en los templos.

Con Aekkasan, el duenyo del Guest house.

Otro dia vamos a Mae Sam Laeb, un pueblo fronterizo, que sirve como mercado y punto de encuentro parta la gente de la etnia Karen que vive en pequenyas aldeas a lo largo de todo el rio. Emigrantes birmanos, contrabandistas, militares y poco mas, en este curioso emplazamiento que nos permite ver Birmania desde el otro lado del rio (sera lo mas cerca que estemos de Birmania, dada la crisis que esta sufriendo el pais).

Birmania a la vista.

A veces pasamos horas sin ver a nadie, solo los verdes campos de arroz, salpicados por pequenyas aldeas y templos dorados que relucen entre el verde del arroz. Otras veces disfrutamos de la sencillez y amabilidad de la gente de los pueblos.

Y asi seguimos recorriendo a lomos de nuestra motocicleta estos bonitos paisajes, aunque monotonos en ocasiones debido a lo largo de las jornadas y donde cualquier pequenyo acontecimiento se convierte en una "gran aventura", una vaca en medio de la carretera, una serpiente que atraviesa el camino, un pajaro de colores espectaculares, o una gran tormenta que te sorprende a media tarde...

Paso a nivel.

Estamos perdidos!!

Relajandose durante la jornada.

Relajandose despues de la dura jornada.

Una paradita para comer.

Fin 1a parte, Mae Hong Son.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

sou uns craks.no tinc paraules per descriure la emocio que em produeixen les vostres fotos i lo be que us veiem,kabronassos.sigue-ho feliços i torne-ho ja que us trobem a faltar.per cert sempre hi va haber un motard en tu ,nando.paseu de birmania.una abraçada de l´ernest

maripili y sus muchachos dijo...

Noto, intuyo y percibo que nos teneis acojo... con Birmania, quereis dejar de nombrarla e iros a otro sitio, por el bien vuestro de la familia amigos y demás.

Besos

Tais guapos ¡eh¡

ois ! Important dijo...

Tios... NO ANEU A BIRMANIA !!!!!!
ahir varen pelar a unes 50 persones entre civils i monjos.... al tanto.... mireu els canals internacionals de noticies....

Joan.

Anónimo dijo...

Si podeu, us recomano anar a Phang Na (es va rodar una peli de James Bond) i a Pukhet. Anar a les Phi Phi ja és l'òstia!